United Minds, un espacio para acercarnos África y visibilizar la afrodescendencia

Una librería y espacio cultural en Valencia donde encontrar todo los relacionado con África y la afrodescendencia.

0

En una calle cualquiera de Valencia, muy cerca del antiguo cauce del Río Turia, entre el Mercadona, la farmacia y un pub de rock, sorprende una fachada poco convencional. Unas figuras geométricas y de colores vivos que inmediatamente recuerdan a Sudáfrica a quienes la conozcan, pero que bien podría sonar a chino a los vecinos del barrio. Es la librería- espacio cultural ‘United Minds”, la entrada a la “casa de la palabra”,  como se refieren a ella sus fundadores.

Ken Province y Deborah Ekoko fundaron en 2014 la librería y espacio cultural United Minds.

Con tres años de existencia a sus espaldas, United Minds se ha convertido ya en un referente para quienes quieren acercarse a África y la afrodescendencia, un lugar donde visibilizar esta realidad que tan poco conocemos a pesar de estar aquí mismo. El objetivo es divulgar todo lo que gira en torno al mundo africano, conectando historias, recogiendo las piezas que faltan para completar el puzzle de la Historia Universal y no quedarnos sólo en lo que nos han contado.  Por eso en sus estanterías lo mismo encontramos a los modernos “bestseller” africanos como Chimamanda Ngozi, que a los clásicos de la Negritud, los teóricos del decolonialismo, la historia de los esclavos en Haití o la de los afroamericanos que lucharon en las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española. Pero también telas africanas, artesanía y hasta productos especiales para el pelo afro, un tema que han tratado a fondo este curso con los talleres impartidos en este y otros espacios.

“La revolución no será televisada”, decía el poema hecho canción de Gil Scott-Heron, en el que criticaba a la clase media estadounidense de los años 70. El mismo título sirvió recientemente a la directora Rama Thiaw para un documental en el que explora la relación entre la cultura, la política y sociedad siguiendo los pasos del movimiento ciudadano “Y’ en a marre”, en Senegal.

“La idea es conectar los puntos, porque los libros crecen puestos en contexto. No es lo mismo tenerlos todos juntos que encontrar uno en una esquina de la librería. Lo importante es  que las historias no se quedan aisladas”, nos cuentan sus fundadores, Ken Province y Deborah Ekoka. Y la conexión va mucho más allá de la literatura, por eso el espacio ha crecido hasta convertirse en una especie de centro cultural que acoge charlas, encuentros, una escuela feminista, talleres para cuidar el pelo afro y cualquier actividad relacionada con áfrica o la afrodescendencia. “Estamos abiertos a todo tipo de propuestas, colaboraciones e ideas”, nos explican.

Deborah Ekoka y Ken Province son las manos, la mente y el corazón detrás de este proyecto que ha conseguido mantenerse a flote durante cuatro años a costa de mucho trabajo, ilusión y necesidad de verse reflejados, de tener una identidad clara. Valencianos, afrodescendientes –ascendencia ecuatoguineana ella; haitiana él-, estos dos jóvenes buscaban un espejo en el que verse representados y, ante la falta de referentes, decidieron crearlo ellos mismos.

¿Cómo surgió el proyecto?

“Hemos nacido aquí, en Valencia, nos hemos criado aquí, conocíamos todo lo que podían conocer los de nuestra clase, pero ellos no sabían nada de nosotros. Queríamos compartir ese valor añadido. Primero pensamos en hacer una revista, luego en organizar encuentros, así que hicimos una fiesta dedicada a la afrodescendencia en la que hubo charlas, coloquios.. Y de ahí vimos que para exponer nuestros argumentos, para vernos representados, necesitábamos libros, así que la librería se ha convertido un poco en la columna vertebral del proyecto.

¿Qué tal ha sido la acogida?

La gente del barrio aún está intentado averiguar qué es esto de United Minds. Y eso nos parece bueno porque significa que hemos desperato una curiosidad. Queremos aportar lo que podemos para enriquecer un poco la cultura. Nos salía hacerlo aquí, en nuestra ciudad, y hemos empezado poquito a poquito. Nuestro mantra es “con lo que tengas, haz”.  Y así vamos, poco a poco pero firmes”.

No sólo libros. En United Minds encontramos también pinturas, telas, artesanías africanas y hasta productos para el pelo afro pues, como nos dicen sus fundadores, “todo está conectado”.

Un paso firme que no sólo les ha permitiro mantener durante cuatro años una librería –que ya de por sí es difícil- ¡y sobre África! –que ya es ciencia ficción-, sino que les ha permitido seguir trabajando en ese objetivo de conectar los puntos: “Estamos llegando a la gente por el boca a boca, por la web y, sobre todo porque nos movemos mucho. Hemos participado en festivales de música, en encuentros en Madrid, en Barcelona, Alicante… Con estos eventos hemos ido uniéndonos, unos nos animamos a otros. Es la reivindicación de los afrodescendientes, que siempre hemos estado invisibilizados”, explica Deborah, gestora cultural y organizadora de Black Barcelona y Afroconciencia Madrid, entre otros eventos.

Otras publicaciones y fancines que se pueden encontrar en United Minds.

En estos encuentros han ido tejiendo una tupida red que les une con otros colectivos de afrodescendientesen España y con eventos culturales de todo tipo: “lo mismo hemos presentado libros en una feria del libro anarquista que en un evento con la embajada de Guinea Ecuatorial”, y para un futuro no muy lejano sueñan con poder editar directamente algunos libros no traducidos y que echan en falta en castellano, además de seguir aumentando su presencia en otros espacios culturales, no sólo en España sino también en Guinea Ecuatorial o en América Latina. Además, nos cuenta Deborah, “Hemos empezado una escuelita feminista, estamos conociéndonos, creando comunidad, reflexionando juntas. Hay chicas de Bolivia, Brasil, México… . Vamos a empezar un ciclo de cine y lectura de libros. Es una necesidad de tener una identidad clara. Poder decir “yo también soy de aquí”.

¿Y qué pasa con las nuevas generaciones?. Ellos no tuvieron apenas referentes y por eso decidieron crear este proyecto, así que les pregunto qué hay hoy para los niños y niñas, aprovechando la mesita con juegos que indica que los más pequeños son bienvenidos. Me responden que en español hay todavía pocas cosas, aparte de Kirikú y algunos proyectos incipientes como Potopoto (para un poco más mayores). Así que siguen buscando. “Muchos de estos libros presentan a los niños negros como niños africanos, [olvidando que también pueden ser de aquí], así que a veces simplemente con que un libro tenga un protagonista que sea negro, que vaya al cole, con su mochila y hace cosas normales, como los demás, ya es súper importante para mí”, explica Deborah. Además, hacen talleres para familias y, si no encuentran los materiales necesarios, “los creamos nosotros”.

La fachada de United Minds, realizada por el propio Ken Province, es un homenaje a las pinturas de la cultura Ndebele de Sudáfrica.

Nos cuentan que todo empezó alrededor de 2010, cuando a través de las redes, diversas personas fueron conociéndo y encontrándose, poniendo en marcha esas conexiones de las que habla Ken Province. “Nos hemos ido encontrando y al final estamos haciendo un collage de gente que ha nacido aquí, de gente migrante, de niños adoptados que no tienen ningún referente, gente española blanca que quiere ver más allá de lo que le han contado y muchos otros”. Este año han conseguido llevar a Valencia a  gente muy potente, que está trabajando por la visibilidad del colectivo desde diferentes espacios: Edmundo Sepa, que escribe sobre Guinea, o Mireilla Sentís, que lleva la Biblioteca Africana de Madrid, la artista Silvia Albert, creadora de ‘No es país para negras‘ o Ruben H. Bermúdez, autor del lilbro ‘Y tú, por qué eres negro’, entre otros.

El nombre de la librería y el proyecto viene de una de las pasiones de Province, el hiphop, y es el título de una canción de “un grupo muy afroconsciente”, Arrested Development. Como músico y artista multidisciplinar que es, a Province le gusta el lenguaje metafórico, la simbología, y es lo que han intentado plasmar en todos los detalles: el nombre, el logo, y, por supuesto, la puerta de entrada,con esas pinturas inspiradas en la cultura Ndebele, de Sudáfrica. “Quise hacer una fachada llamativa que fuera una invitación a entrar en la ‘casa de la palabra’” (Abbaa, en lengua Fang) donde se conectan todos los puntos de la diaspora directamente con África”. Y vaya si lo han conseguido. United Minds es uno de los mejores lugares para conocer el África más plural y diversa, y la afrodescendencia en toda su amplitud. 

 

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre