Por una generación libre del virus del Sida

1

 “Las guerras y las matanzas tienen un final. Tras el horror, un inicio nuevo es posible. Pero el Sida destroza el futuro”, escribía en 2008 Richard Dowden en el libro “Africa, altered states, ordinary miracles”. Se refería a miles de huérfanos que iba dejando el Sida por toda África, y a los niños que, inevitablemente, nacerían con el virus del VIH. Hace sólo cuatro años que se publicó este libro pero hoy ya sabemos que, si queremos, es posible una generación libre del virus del sida.

Samkelem, una joven madre de zimbabue. Foto: Susana Oñoro

Imagínate lo que significa nacer con Sida. Imagínate cuando te enteras de que se podría haber evitado con 80 euros al año. Samkelen, una mujer de Zimbabue que supo que era seropositiva siendo muy joven, lo cuenta así: “Me enfadé muchísimo porque ni siquiera tenía novio. Fue entonces cuando supe que mis padres eran portadores del virus”.

Hasta hace no mucho, parecía una quimera evitar la transmisión madre –hijo. Pero hoy existe ya un tratamiento eficaz y sencillo que puede impedirlo. De hecho, en los países ricos se ha reducido casi a cero el número de bebés nacidos con VIH. En cambio, sólo en 2011, unos 330.000 niños en todo el mundo contrajeron el virus porque sus madres eran seropositivas. Sin tratamiento, casi la mitad de ellos morirán antes de cumplir los dos años de edad.

Dar tratamiento a todas las mujeres seropositivas par que no transmitan el virus a sus hijos es precisamente el objetivo de la campaña que lanza hoy Médicos sin Fronteras: Amigos de Malik.

A las seis semanas de nacer, los niños del programa de prevención de MSD pasan el primer control de VIH en el hospital del distrito de Tsholotsho, Zimbabue. Foto: Susana Oñoro.

Malik Sekuru es un niño que nacerá en el distrito de Tsholotsho (a unos 500 km. de Harare –Zimbabue-) el próximo mes de febrero. Un niño que quiere convertirse en el símbolo de que sí es posible ganarle la batalla sida. Por eso, MSF nos invita a seguir a través de la web www.amigosdemalik.org las últimas 16 semanas del embarazo para conocer a su madre y a tantas otras mujeres valientes que luchan contra el Sida. Como Precious, que cada día “caminaba dos horas para llegar el centro de salud y recoger los medicamentos, porque cuando sabes que algo es bueno para ti y para tu familia, haces todo lo que está en tus manos par conseguirlo”. Igual que hace la protagonista de Yesterday,  película sudafricana que relata de primera mano lo que supone tener sida en algunos lugares.

Malik quiere que vivamos con él, semana a semana, el regalo de nacer libre de sida. Para que no sea un milagro ni una casualidad, sino algo cotidiano. Pero para ello le hacen falta muchos amigos, tantos como un millón, o más si es posible. Con un millón de amigos y un mensaje de cada uno de ellos (1,20 €), MSF podrá dar tratamiento a unas 10.000 mujeres. Lo que supone, al menos, 10.000 niños libres de VIH. Pero también quiere que conozcamos esta realidad. Por eso compartirá vídeos, fotos y, sobre todo, historias reales de mujeres embarazadas VIH-positivas con niños sanos porque recibieron el tratamiento, y de otros que no lo están y tendrán que vivir con antirretrovirales para siempre.

Se trata de la primera campaña de microdonaciones que pone en marcha MSF, una nueva vía de financiación para poder seguir con su trabajo, que en 2011 les permitió atender a 228.700 personas con VIH/SIDA. Una campaña original para sensibilizar sobre un problema demasiado olvidado, probablemente porque ya no afecta a los países ricos.

Campaña "Amigos de Malik", de Médicos sin Fronteras. Por una generación libre del virus del sida. Foto: MSF

 

 

Quizás te interese:

1 comentario

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre