Hospital del placer

1
Por su nombre, bien pudiera parecer que se trata de un centro de masajes y belleza recientemente inaugurado, un restaurante de lujo o de hasta una clínica de adelgazamiento -por eso de ‘pierde peso disfrutando del placer de comer’-, pero no, es exactamente lo que su nombre indica. Un hospital para recuperar el placer. Probablemente el placer más primario, el más básico, del que miles de umujeres del mundo se ven privadas nada más cumplir los 12 o 13 años. Un hospital para la reconstrucción del clítoris de mujeres víctimas de mutilación genital, la llamada ablación, que todavía se practica en muchos países africanos.Se encontrará en la población de Bobo-Dioulasso, en Burkina Faso, y su construcción ya ha comenzado gracias a los fondos conseguidos por la ONG CLITORAID y su campaña Adopta un clítoris

Hospital del placer
Foto: De izda. a dcha: Banemanie, corresponsal de Clitoraid en Burkina Faso;
Fahir, la primera mujer operada grácias a Clitoraid,
y Abibata, quién está viajando por todo el país para informar a las mujeres sobre
la nueva posibilidad de reparar el clítoris. Fuente: Raelianews

Se espera que entre en funcionamiento en septiembre de este mismo año y la organización está contactando con ginecólogos y especialistas estadounidenses que se ofrezcan a realizar la reconstrucción de manera gratuita.

Según la Organización Mundial de la Salud, hasta tres millones de niñas cada año corren el peligro de sufrir esta aberrante práctica y de momento, ya hay hasta 100 personas en la lista de espera. Además, se han recibido miles de llamadas de mujeres -y en algunos casos, de sus maridos, según dicen desde la asociación- para interesarse por la operación que, en una clínica privada, puede costar hasta 400 euros.

Hospital del placer
Foto: Bryna Hallam/IRIN

Según unas declaraciones recogidas por IRIN News, la Agencia de Noticias de la ONU, Abi Sanon, de 36 años, se sometió a esta operación en 2006, tras el pago de 320 dólares, un dinero que consiguió con la contribución de sus familiares, incluido su novio. “Ha cambiado nuestras vidas. Antes, no sabía lo que era el placer; ahora, ya no es mi marido quien manda en la relación”.

Si esta iniciativa sale todo lo bien que se espera, podrá ayudar a miles de mujeres africanas a recuperar el placer, pero lo más importante es que se siga informando y concienciando para que la mutilación femenina se convierta de una vez por todas en historia.

Más información:
‘Pleasure Hospital’ under construction.- All Africa

1 comentario

  1. En lugar de degollar clítoris, podían ponerse de moda prácticas más saludables como amputarles las manos a las madres, abuelas y padres que secuestran a sus hijas para condenarlas de por vida convirtiéndolas en meros conejos reproductores… Cuando se darán cuenta los jodidos creyentes de las malditas religiones de que el placer no es un pecado! Y ya de paso, a ver si el hijo puta del Papa condena este tipo de prácticas durante sus viajes a África en luzar de recomendar la no utilización del preservativo… valiente majadero! En vez de hacer hospitales del placer había que hacer hospitales psiquiátricos para encerrar a todos estos fanáticos reprimidos!

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre