“Bajo el apartheid, la brutalidad tenía tres funciones”

0
Achille Mbembe escribe sobre Mandela y el Apartheid en Le Monde Diplomatique.

Coincidiendo con la muerte, ayer, de Nelson Mandela, los responsables de ‘Le Monde Diplomatique’ publican en abierto una reflexión sobre Mandela y el Apartheid que recomiendo leer.

El texto completo se puede descargar directamente desde su web  y lo escribe Achille Mbembe, profesor de Historia y de Ciencia Política en la Universidad del Witwatersrand en Johannesburgo.

Merece la pena leerlo completo, pero quería destacar un párrafo, en el que no habla sobre Mandela sino sobre el Apartheid y las cicatrices que ha dejado:

Bajo el apartheid, la brutalidad tenía tres funciones.

Por un lado, apuntaba a debilitar las capacidades de los negros para asegurar su reproducción social. Estos nunca podían reunir los medios indispensables para una vida digna de ese nombre, se tratase del acceso a la comida, a la vivienda, a la educación y a la salud o, más aún, a los derechos ciudadanos elementales. Esa brutalidad tenía, por otra parte, una dimensión somática. Apuntaba a inmovilizar los cuerpos, a paralizarlos, a quebrarlos de ser necesario. Por último, atacaba el sistema nervioso y tendía a ahogar las capacidades de sus víctimas para crear su propio mundo de símbolos.

La mayor parte del tiempo, sus energías estaban dedicadas a tareas de supervivencia. Estaban forzados a vivir su vida únicamente bajo el modo de la repetición. Tal era, en efecto, la tarea que supuestamente debía llevar a cabo el racismo. Esas formas de violencia y de brutalidad han sido objeto de una interiorización más profunda de lo que se quiere admitir. Desde 1994, se han reproducido en un modo molecular en el plano de la existencia común y pública. Se manifiestan en todos los niveles de las interacciones sociales cotidianas, se trate de las esferas íntimas de la vida, de las estructuras del deseo y la sexualidad o, más aún, del incontenible deseo de consumir todo tipo de mercancías”.

 

Quizás te interese:

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre