Declaración de Mundemba

0

En enero de 2016, más de 40 organizaciones se reunieron en Mumdemba, (en la región de Ndian, en Camerún), para plantar cara a la expansión descontrolada de las grandes multinaciones y, en concreto, la del aceite de palma. Se trataba de un taller y lugar de encuentro para que campesinos y organizaciones de diversos países pusieran en marcha estrategias de acción frente a la adquisición masiva de tierras por parte de empresas y conglomerados internacionales. En este encuentro se puso especial énfasis en la situación de las mujeres, considerando que “las explotaciones de monocultivo y particularmente las de palma aceitera, despojan a las mujeres de las tierras agrícolas fértiles que antes se utilizaban para la agricultura familiar con la que alimentaban a la familia y a la comunidad entera, amenazando así la seguridad y la soberanía alimentaria de las poblaciones afectadas”.

Declaración de Mundemba
Marie Crescence Ngobo, en representación de la RADD, fue una de las participantes en el encuentro de Mundemba, al que asistieron organizaciones y asociaciones no sólo de Camerún sino también de un buen número de paíes de África Central.

Por ello, en la Declaración de Mundemba, las mujeres exigían, entre otras cosas:

“La creación de un fondo de apoyo a las mujeres víctimas de abuso en las plantaciones agroindustriales;

El desarrollo de alternativas económicas para las mujeres; una mayor implicación de las mujeres en las esferas de decisión sobre las cuestiones que afectan a la tierra

La promoción de plantaciones de palma tradicionales  

La creación de un observatorio de las mujeres en torno a las cesiones de tierra a gran escala y el impacto del monocultivo sobre la agricultura familiar.

El refuerzo de las capacidades de las mujeres en la defensa de sus intereses para dotarse de herramientas que sean capaces de resistir a los abusos de la agroindustria.

Realizar estudios legales para influir en las reformas legislativas del sector.

Mientras, a las mujeres, se les anima a “ser proactivas para participar en el combate contra la expansión de la palma aceitera industrial; a organizar a todos los niveles: local, nacional, regional e internacional para ser más fuertes, y de denunciar toda forma de violación de sus derechos”.  

 

En este artículo de Umoya podéis leer el texto completo de la declaración.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre