Igualdad

    0
    Hoy se ha suprimido el Ministerio de Igualdad. Mejor dicho, se ha integrado en otro, entre Sanidad y Asuntos Sociales, supongo que para que Zapatero tenga algo que responder cuando le pregunten por qué se ha cargado ése que decía que era un Ministerio imprescindible para el futuro de España. Yo me alegro, porque sinceramente, creo que no servía para nada. Pero me jode que las críticas más furibundas sigan yendo contra Bibiana Aído o Beatriz Corredor (la otra ‘suprimida’) como si tuvieran ellas la culpa de todo lo que está pasando en España.
    Porque está tan claro que no hace falta un Ministerio de Igualdad como que sigue sin existir igualdad real.
    ¿Sabes cuántas presidentas de Comunidades Autónomas ha habido en España desde la Transición?. La respuesta es, exactamente, DOS. Esperanza Aguirre y María Antonia Martínez García, en Murcia (en el 84 y el 93)
    ¿Vicepresidentas de Gobierno nacional? Una, y hoy se la han cargado.
    ¿Alcaldesas? 1.221 de un total de 8.112. O sea, una de cada seis.
    ¿Cuántas directoras de cine podrías nombrar, así a bote pronto? ¿Hay alguna cocinera entre los famosos chefs internacionales? ¿Has viajado alguna vez en un avión pilotado por una mujer? ¿Se prevé presidenta para la CEOE? Y en los sindicatos, ¿hay mujeres? ¿Alguna vez una periodista ha dirigido un diario en este país? ¿Sabes el nombre de alguna diseñadora de moda? ¿Historiadoras conocidas?… Y así hasta el infinito. ¡En todos los campos y mires a donde mires!
    No defiendo las cuotas ni la discriminación positiva, pero las cifras no engañan y la igualdad sigue sin ser real. Puede que parte de la culpa esté en las propias mujeres: menos ambición, más exigencia entre nosotras mismas, menor iniciativa. O quizás no sea una culpa, sino unas razones, -absolutamente respetables-: más dedicación a los hijos, otros objetivos en la vida, una forma diferente de ver el trabajo.
    El tema daría para una tesis, de hecho seguro que ya hay unas cuantas, pero deberíamos tener presentes los datos cuando alguien diga que “eso de la igualdad es una tontería y ya está conseguido”.

    Dejar respuesta

    Escribe tu comentario
    Introduce tu nombre