El Esperanza de África, en Tenerife

    0

    Ayer partía con rumbo a Togo el Barco Esperanza de África, que ha pasado dos meses de descanso en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

    El Esperanza de África, en Tenerife 
    [Foto: Desirée Martín. Publicada en el Periódico El Día].

    El buque pertenece a la asociación Naves de Esperanza , una organización cristiana nacida en 1978 que lleva cuatro décadas ofreciendo servicios médicos a los ciudadanos de los países más necesitados de todo el mundo.

    10 euros para unas gafas graduadas; 50 para un tratamiento dental o 150 para restaurar la vista. No son las tarifas que cobran a los pacientes, sino el dinero que necesitan para sus intervenciones y que obtienen gracias al apoyo de donantes individuales y algunas empresas.


    Hasta el momento,los buques-hospital de esta ONG han visitado ya más de 50 países ofreciendo atención médica gratuita.

    El Esperanza de África (África Mercy) cuenta con seis quirófanos y una planta de ingresos con capacidad para 78 camas. El barco-hospital más grande del mundo.

    El Esperanza de África, en Tenerife

    [El ‘Africa Mercy’ durante su estancia en Santa Cruz de Tenerife.
    Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo. Fuente: Del Acontecer Portuario]

    Durante su estancia en Santa Cruz hicieron una jornada de puertas abiertas para todo el que quisiera visitar el buque. Yo no pude, pero espero que vuelva pronto para hacerlo porque seguro que merece la pena.

    Su labor es muy importante no sólo porque realizan operaciones e intervenciones a las que de ningún otro modo podrían tener acceso sus pacientes, sino porque también ofrecen cursos de capacitación comunitaria,, potabilizacón de aguas, formación para el desarrollo… con el objetivo de que las comunidades puedan mejorar su nivel sanitario y mantenerlo en el tiempo. La base de la que parten es simple: “El 80% de las enfermedades que afectan al ser humano se podrían erradicar del mundo si todos tuviéramos acceso a agua potable y lavatorio”.

    Dejar respuesta

    Escribe tu comentario
    Introduce tu nombre