Beatrice Laninon: “Estaba harta de que nuestros referentes fueran Blancanieves y la Cenicienta”

0

Sacar adelante una editorial no es tarea fácil en ningún sitio, pero menos aún en Benín, un pequeño país situado en la costa occidental africana, donde los índices de compra de libros son muy bajos y las dificultades para imprimir muchas. Pero estas trabas no han impedido a Beatrice Laninon sacar adelante su maison d’éditions, que lleva ya más de una década publicando libros infantiles.

Nacida en 1998 en Cotonú, ‘Éditions Ruisseaux d’ Afrique ’ rompió con la tónica dominante de los cuentos para niños en el África francófona, repletos de cenicientas y blancanieves, publicando por primera vez historias ancestrales, ficciones y relatos en los que la tradición y la realidad africanas eran las protagonistas.

Libros de la editorial Ruisseaux d' Afrique, que dirige Beatrice Laninon en Benín.

Fue un aire fresco en la Literatura para niños en su país, pero no a todos les gustó. “Mucha gente estaba acostumbrada a lo que venía de fuera y al principio no se mostraron muy dispuestos a cambiar. Además, hay quienes siempre ven lo que llega de Francia o de Europa como algo mejor que lo que podemos hacer nosotros aquí”. Pero poco a poco la editorial fue venciendo resistencias y hoy cuenta con un amplio número de títulos publicados y con una red de más de 50 colaboradores, entre autores, correctores e ilustradores que trabajan en nuevos proyectos.

“Mucha gente me escribió para decirme que llevaban mucho tiempo esperando algo así. Todo el mundo quiere mantener vivas nuestras historias”, explica Beatrice, quien conjuga en sí misma lo mejor de la cultura europea y africana. Es, como ella dice, hija de tres escuelas, que le enseñaron lo que hoy es. La escuela de su madre, proveniente del país de las Amazonas, que le enseñó la fuerza de la mujer, fuerza que tiene que poner en práctica cada día para dirigir su editorial; la de ‘los blancos’, donde aprendió códigos universales que le permiten comunicarse con otras personas; y la escuela de su padre, “la de los claros de luna y las historias alrededor de la hoguera”, lo que le llevó a escribir sus primeros cuentos.

Los problemas del sector editorial

No falta talento ni historias que contar, pero el problema viene cuando los libros tienen que salir a la calle. “Son muchos los problemas con los que nos encontramos”, explica Laninon. “En primer lugar, para conseguir un precio de venta tenemos que producir muchísimos libros, y eso no siempre es posible. Además, la distribución es difícil y hay pocas librerías”. Para luchar contra el primero de los inconvenientes, Éditions Ruisseaux d’ Afrique forma parte de la Red de Editores Independientes –agrupada por regiones lingüísticas-, lo que les permite realizar coediciones e imprimir mayores tiradas.

Por otro lado, Laninon se encuentra con la falta de buenas tintas e imprentas para editar sus libros en Benín. “Al tratarse de libros para niños, deben ser ediciones muy cuidadas, con colores vivos y papel resistente, y eso no siempre lo encontramos en Benín, así que muchas veces tenemos que imprimir en países como Túnez o Mauricio”.

Problemas y más problemas que las editoriales africanas solventan como pueden, a pesar de las pocas ayudas oficiales, tal y como explica la propia Beatrice Laninon y recalcan muchos otros de los participantes en el Salón del Libro Africano, donde se realizó esta entrevista. “Hace falta apoyo estatal y voluntad política, pero eso no siempre se da”. Aún así, Éditions Ruisseaux sigue innovando, ahora con la publicación de libros bilingües: escritos en francés pero con audio en lenguas locales incorporado. Una forma más de seguir transmitiendo los valores y las historias que aprendió de pequeña, en el idioma en el que ella las escuchó.

Esta entrevista se realizó ¡en el año 2011! durante la III Edición del SILA, Salón Internacional del Libro Africano, que se celebró en Tenerife. No sé por qué no la había publicado aquí, pero ahora que la he encontrado, aprovecho para compartirla.

 

Quizás te interese:

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre