El ébola sigue avanzando en Guinea Conakry

1

“Ya no es solo el hecho de que el Ébola haya llegado por primera vez a una gran ciudad, sino también la cantidad de lugares distintos en los que se están produciendo nuevos casos”, explica Luis Encinas, coordinador de uno de los equipos de emergencias de MSF en Guinea. Este es uno de los principales problemas de esta epidemia de ébola que afecta ya varios países africanos –Liberia y Sierra Leona entre ellos- y para el que sigue sin existir tratamiento ni vacuna.

Desde que se tuviera información del primer caso de Ébola en el país, el pasado 22 de marzo, se han registrado ya 122 casos sospechosos y 78 muertes. Sin embargo, lo peor es que los casos no se circunscriben a ningún lugar concreto y afecta ya a varias grandes ciudades, con Conarky, la capital, entre ellas. “Primero fueron Gueckedou, Macenta, Kissidougou y Nzerekore. Y ahora también se han dado casos en Conakry. A pesar de que tenemos mucha experiencia previa en este campo, la gran dimensión geográfica de esta epidemia hace que esta situación sea completamente diferente”.

El epidemiólogo Michel Van Herp explica a la población de Gbando qué es el Ebola y cómo evitar su transmisión. Copyright: Joffrey Monnier/MSF

 

Se trata de un virus mortal que se identificó por primera vez en 1976 en Sudán y en República Democrática del Congo, más en concreto en el río Ébola, del que toma su nombre. Una enfermedad que provoca fiebres hemorrágicas, sangrado, cefaleas y, finalmente, la muerte en casi el 90% de los casos, y para la que no existe tratamiento ni vacuna.
En la actualidad, se han registrado ya varias cepas del mismo virus y, aunque no se sabe con certeza, se cree que su origen puede encontrarse en ciertas especies de murciélagos que viven en los bosques tropicales de África Central y Occidental; serían éstos los que infectan a monos y seres humanos a través del contacto con ellos (mordeduras, excrementos)…

Las epidemias son limitadas, pero causan pánico porque es mortal, se propaga por la sangre y paraliza el sistema inmunitario. Además, el organismo no lo detecta de inmediato, cuando reacciona, ya es demasiado tarde. Para entonces, el virus ha producido coágulos que obstruyen órganos vitales”, explica la doctora Esther Sterk, especialista en enfermedades tropicales de MSF, una de las organizaciones que más están trabajando contra esta lacra.
Lo peor es que la enfermedad se contagia tan solo con el contacto con otras personas: mediante el sudor, la sangre, la leche materna o la orina. Los familiares corren riesgo de infectarse; pero también, incluso, los profesionales de la salud que intentan cuidarles, hasta el punto que muchos sanitarios terminan abandonando a los pacientes.

Y la única posibilidad para no infectase es utilizar un traje contra riesgos biológicos, un traje que cubre absolutamente todo el cuerpo y que incluya guantes máscara, gafas… así como cámaras de descontaminación para separar a los pacientes aislados del exterior.

Una lucha que ha de hacerse rápido, buscando el origen de la cadena de contagio y, como siempre, con pocos medios. Porque la investigación hasta ahora ha sido limitada, debido a que afecta a pocos pacientes y en países en desarrollo, la investigación está siendo muy limitada.

1 comentario

  1. Voy siguiendo esta noticia y no me gusta nada el cariz que está tomando la expansión del virus. Tengo amigos en Gambia y sur de Senegal (Casamance) y me preocupa que llegue hasta ahí.

    Gracias por esta entrada tan completa.
    Saludos!

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre