El escritor de un país sin librerías

Guinea Ecuatorial sigue siendo la gran olvidada de la historia española. Apenas se menciona en unas líneas en en los manuales de Historia, y pareciera que apenas existe relación entre los dos países, a pesar de que nos une un pasado común, relaciones políticas y económicas y una importante comunidad española de origen ecuatoguineano o con doble nacionalidad.

Cartel de la película El escritor de un país sin librerías.De todo esto, y de mucho más, nos habla el documental El escritor de un país sin librerías, en el que Marc Serena recoge el testimonio de Juan Tomás Ávila Laurel, escritor de Guinea Ecuatorial que actualmente reside en España y que ha sido una de las principales voces contra el Gobierno de Teodoro Obiang, que lleva en el poder desde 1974.

Ávila Laurel es autor de numerosos libros, de los cuales se recogen algunos extractos en la película, además de un activista contra el régimen que gobierna su país desde hace ya más de 45 años. En 2011 comenzó una huelga de hambre  que terminó pronto por no conseguir el apoyo esperado en la propia Guinea. Sin embargo, su activismo continuó, ya desde Barcelona, donde es un exiliado de facto, pero no legalmente, ya que quiere continuar volviendo a casa siempre que puede. Allí están su familia y sus amigos, aunque no sus lectores, pues Guinea es, como dice el título, un país prácticamente sin librerías (se pueden contar con los dedos de las manos) y en el que escasea la actividad cultural, a pesar de lo cual ha dado grandes autores como María Nsue o Justo Boleika.  Una dificultad de la que charlan en la película junto a otros representantes del espacio cultural ecuatoguineano: la escritora y profesora de Universidad Trifonia Melibea Obono, el dramaturgo y poeta Recaredo Silebo Boturu, y el rapero Negro Bey (Mariano Francisco Ebana Edu) cuya canción Carta al presidente, aparece en la cinta.

El Escritor de un país sin librerías nos traslada a los orígenes de Ávila Laurel a través de recursos de archivo archivo (el No-Do y otras grabaciones de la época) y de imágenes de animación, para ilustrar lo que Ávila Laurel va narrando en su lengua natal, el anobononés, y en la que intenta hablar siempre que puede.  Recuerdos del colegio, de la obligación de hablar español y del abecedario aprendido y recitado con imágenes que no conocían: “a de amaploa, b, de burro…”, de los juegos con sus amigos y de su día a día.

El escritor de un país sin librerías
“No les gustaban nuestros nombres y los cambiaron para ponernos apellidos de ciudades españolas”, cuenta Juan Tomás Ávila Laurel en referencia al origen de su apellido. Imagen: El Escritor de un país sin librerías

Pero el documental nos cuenta también la realidad actual del país. Un país enormemente rico en petróleo pero en el que la mitad de la población vive sin acceso a agua potable, un lugar donde el despilfarro de sus líderes -y especialmente el del hijo de Obiang, Teodorín- no conoce límites, y donde la represión acecha siempre a la vuelta de la esquina. Un país donde cada mes de junio, las televisiones, radios y empresas privadas celebran juntas el cumpleaños del presidente, con mensajes en las portadas y vallas publicitarias para loar su labor.

Infraviviendas en Guinea Ecuatorial
A pesar de las riquezas obtenidas por el petróleo, en Guinea Ecuatorial todavía quedan muchos barrios de infraviviendas, calles sin asfaltar y familias sin acceso a agua potable. Imagen: El Escritor de un país sin librerías.
Cartel publicitario de Obiang
Uno de los muchos carteles que se encuentran en las calles de Guinea Ecuatorial alabando al presidente Teodoro Obiang. Imagen: El Escritor de un país sin librerías

Un realidad frente a la que se alzan numerosas voces críticas, como Ávila Laurel y otros muchos como él que sólo quieren una Guinea Ecuatorial verdaderamente democrática, libres de este presidente apoltronado en el poder, y en el que el progreso y los recursos lleguen realmente a la ciudadanía.

Mientras eso sucede, siempre quedarán los relatos, ensayos, novelas y poemarios de su faceta como escritor. Entre ellos destaca Arde el monte de noche (Calambur Editorial, 2009) y Cuentos Crudos (2008). Es un autor muy prolífico pero algunos de sus últimos libros los ha escrito directamente en inglés, desde donde se traducen a otras lenguas, sin que algunas hayan llegado a ser editadas al español, prueba de la poca importancia que damos aquí a nuestro pasado colonial.

El escritor de un país sin librerías fue candidata a siete Goyas, en la edición de 2020, incluida la de mejor canción original por la preciosa Invocación a la libertad, de Pau de Nut, que cierra la cinta. Durante todo este mes de agosto se puede ver on line a través de Filmin.

El director de la película, Marc Serena, es, además, autor de otro documental sobre África: Tchindas, sobre la población LGTBI en Cabo Verde, y del libro Esto no es africano, sobre la homosexualidad en el continente.

Para saber más sobre la película, conocer los lugares de próximas proyecciones o ver materiales extras sobre el documental, podéis visitar la web aquí.

Tráiler “El escritor de un país sin librerías” from Fora de Quadre on Vimeo.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre