Triste vida alegre

0

¿Qué pasa cuando a un trabajo de concienciación social se une un formato innovador? Pues que eres capaz de pasar 20 minutos leyendo sin pestañear las historias y sentimientos de estas cuatro mujeres de triste vida alegre, las protagonistas del proyecto del mismo nombre creado por Médicos del Mundo para concienciar del problema de la prostitución.

Triste vida alegre
Cartel de presentación de la web Mujeres de Vida Alegre,
creada por Médicos del Mundo para concienciar del problema de la prostitución.

Cuatro historias tan alejadas del tópico y que ofrecen tanta dureza y sinceridad que casi dan miedo. Como las palabras de Puri, que habla de sí misma como si de otro se tratara, sin tapujos en la boca: “No había trabajo, no había para comer, no había nada y me tiré a la calle. Mi padre era el hombre más malo que haya parido su santa madre (…) Lo único que me dijo mi madre fue ‘Haz lo que te dé la gana, pero sin quedarte embarazada”. Y sin excusas: “Yo quería vivir bien, tener dinero, un coche, una buena casa. Empecé a trabajar en un restaurante y me fui metiendo en el mundo de la noche”.

Por lo que se adelante en la web, esta exposición merece la pena por muchas cosas, pero me gustaría destacar tres: 

Porque ha dado la palabra a las verdaderas protagonistas de esta historia. Una exposición sin expertos, ni analistas ni voluntarios ni nada de nada. Ellas, enfrentándose a sí mismas. 

Porque es valiente. Porque no es fácil hablar de prostitución tan abiertamente. Porque es mucho más fácil invisibilizarla, recluirla a un reducto oscuro y alejarla de los parques, los niños y las calles céntricas para así no tener que enfrentarnos a ella.  

– Y porque es necesario ponerle nombre y cara a las 400.000 personas prostituidas en España -en su mayoría inmigrantes-, y a los cuatro millones de mujeres y niñas que cada año son incorporadas a la prostitución en el mundo. 
 
Por todo ello, enhorabuena a Médicos del Mundo por esta iniciativa: Mujeres de Vida Alegre

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre