Esto es Europa

2

Sigue la fiesta. Mientras en Finlandia -ese país que tantas veces hemos tomado como ejemplo- un partido xenófobo obtiene el 19% de los votos, Francia e Italia juegan a lanzarse inmigrantes a la cara ante el silencio del resto de países, no vaya a ser que les caiga alguno por hablar.

La situación es la siguiente. Ante la llegada de decenas de miles de inmigrantes procedentes del Norte de África a las costas italianas, Roma se sacó de la manga un permiso de residencia temporal, con una validez de seis meses, por el cual los inmigrantes se convertían en legales de la noche a la mañana. Encomiable, ¿verdad?

Quizás no tanto. Obviamente, Italia sabe que el destino final para los tunecinos es Francia, así que nada mejor que legalizarlos por la vía rápida y facilitarles el viaje a París. El objetivo es que salgan de Italia tan pronto como sea posible.

Francia, que ya el verano pasado nos dió un claro ejemplo de lo que es capaz, ha dicho que por encima de su cadáver. “No pensamor padecer una oleada de inmigración económica procedente de Túnez”, dijo ya a principios de abril el ministro del Interior, Claude Guèant. Así que ayer se dedicó a bloquear la entrada de trenes procedentes del país vecino -o sea, se pasó por el forro la libre circulación de personas establecida por la UE- alegando “riesgos de orden público”.

Esto es Europa. Hace 70 años, en un contexto de profunda crisis económica, se exacerbó el nacionalismo y surgieron los fascismos. ¿Cómo vamos a afrontarlo ahora?

Tweet

2 comentarios

  1. Hola Pablo,
    Sip, deber ser que mola más salvar a los que están lejos, que ni se les ve ni se les oye.

    Gracias por el link, me lo apunto.

  2. Es increíble, y luego después de echar a miles de personas de un país nos quieren hacer creer que van a Libia como salvadores de la humanidad y no por petroleo…

    Un buen blog, sigue con él, te dejo un link del mio: http://totheplanet.blogspot.com/2011/04/libia-al-filo-de-lo-imposible.html

    Un saludo

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre