‘Drum Magazine’: Una crónica diferente del Apartheid

0
Imagen tomada de Bailey’s African History Archives
Durante los años del Apartheid también había bailes, concursos, salas de jazz, peluquerías, centros de arte y una vida cultural en constante ebullición. Así eran algunos de los townships negros en los primeros años del Apartheid, aunque la imagen que nos ha llegado es sólo la de la pobreza, la miseria y las revueltas. 
Una piscina para coloureds en Durban. Imagen tomada de BBC News: South Africa in Pictures. Forma parte del Bailey’s African History Archives
Las ciudades palpitaban a través de sus lugares más emblemáticos, como District Six en Cape Town, SophiaTown en Johannesburgo, o los barrios para indios y coloureds de Durban.
Parada de autobús sólo para negros. Sudáfrica.
La crónica de estas zonas no aparecía, por supuesto, en los libros de texto oficiales ni tampoco se mostraba en el extranjero, pero hubo una revista,Drum Magazine, que durante años recogió en textos e imágenes la vida real en townships y áreas rurales destinadas a negros y coloureds.
Fundada en 1950 por Jim Bailey – y  editada todavía hoy-, en 2005 fue descrita como el ‘primer magazine de lifestyle de África”, algo que en realidad fue desde su nacimiento. Jim Bailey era un ex piloto, hijo de un adinerado hombre de negocios, que intentó plasmar en las páginas de esta revista, dentro de las posibilidades que le dejaban las estrictas leyes raciales del Apartheid, la vibrante vida urbana de los townships, la época de los shebeens (antros en los que se vendía bebida ilegalmente), el nacimiento del jazz negro, las noches de Sophiatown y District Six, la vida de los gansters, el problema de la educación…
Quizás los 50 fueron la década más importante para esta revista, porque todavía existía ese rastro de efervescencia cultural entre la población negra de Sudáfrica; un rastro que el Apartheid se encargó bien de borrar. En 1955, las escavadoras entraban en Sophiatown llevándose todo por delante; años después lo hacían en District Six, y así con cualquier lugar no tolerado por los defensores de la supremacía blanca.
Los 60 comenzaron, de forma sintomática, con un golpe sobre la mesa por parte del Gobierno: la matanza de Sharperville, donde murieron 70 personas cuando el ejército abrió fuego contra una manifestación pacífica que protestaba contra el Apartheid. Supuso, además, la prohibición del ANC y el endurecimiento de las leyes contra los negros.  A pesar de todo, todavía seis años después, Drum hablaba de una Sudáfrica multirracial.

Pero para entonces, Drum había perdido ya parte de su fuerza. La revista, que volaba de mano en mano en los townships, pasó a convertirse en un suplemento quincenal del periódico Golden City Post, hasta volver a renacer en 1968.

Inspección en las Minas. Autor: Peter Magubane. Fuente: Unwritten Histories
Era una revista que describía los sueños, ambiciones, esperanzas y luchas de la Sudáfrica negra.  Según explica Peter Magubane, que se convertiría en uno de los fotógrafos más famosos del país: “Drum era un lugar diferente, allí no existía en Apartheid. No había discriminación en las oficinas de Drum. Era cuando salías a la calle y entrabas en el mundo exterior, cuando sabías que estabas en tierra del Apartheid”.
Magubane recorrió el país buscando historias, lo que le llevó a recibir un disparo, ser detenido y hasta pasar cierto tiempo en prisión debido a su trabajo.

De la redacción de ‘Drum’ salieron algunos de los periodistas negros más conocido

El fotógrafo sudafricano Peter Magubane, detenido mientras trabajaba en Alexandra. Fuente: IC-Creations

s de los años siguientes, a los que se denominó como los ‘Drum Boys’, y entre los que se encontraba Henry Nxumalo, asesinado en 1957, a los 40 años, mientras investigaba un asunto sobre abortos ilegales.

Pero como apuntaba antes, Drum destacó sobre todo por sus reportajes fotográficos, captando momentos inolvidables de la historia de Sudáfrica, pero también escenas cotidianas de la vida en los townships. Entre los fotógrafos, destaca Alfred Khumalo  que captó tanto a Nelson Mandela o al famoso boxeador  Mohammed Alí(en el antiguo Zaire), como a las mujeres de los barrios más pobres de toda Sudáfrica.
Además, la revista no se circunscribía sólo a información nacional; sus reporteros viajaban por toda África, dando cuenta de las revoluciones y las guerras que por aquellos años tuvieron lugar, del nacimiento de los grandes líderes africanos y la evolución del continente.
“El año de los tanques”. Enero de 1977
“Zimbabwe, las urnas, no las armas”. Revista Drum

Quizás te interese:

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre